viernes, 10 de febrero de 2012

Garzón, ¿y ahora qué?


El futuro del juez, condenado por las escuchas de Gürtel


Baltasar Garzón, a su llegada ayer al Tribunal Supremo por el juicio del franquismo. | ReutersBaltasar Garzón, a su llegada ayer al Tribunal Supremo por el juicio del franquismo. | Reuters
  • Será expulsado de la carrera judicial y se convocará su plaza en la Audiencia
  • Podrá ejercer la abogacía o continuar participando en foros internacionales
  • También se ha especulado con su regreso a la política
El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) finiquitará el futuro como juez de Baltasar Garzón en las próximas horas. Primero le expulsará de la carrera y después convocará su plaza del Juzgado Central de Instrucción número 5, que cubre actualmente Pablo Ruz de forma interina, y que lleva asuntos tan importantes como el 'caso Faisán'.

El órgano de gobierno de los jueces podría recibir entre esta tarde y mañana la resolución dictada por el Tribunal Supremo que condena a 11 años de inhabilitación a Garzón al autorizar la intervención de las conversaciones que mantuvieron en prisión los cabecillas de la trama 'Gürtel' con sus abogados.
La Sala de lo Penal le ha considerado, por unanimidad, culpable de un delito de prevaricación y de otro contra las garantías constitucionales y le ha condenado a pena de multa y a 11 años de inhabilitación especial para el cargo de juez o magistrado, con pérdida definitiva del cargo que ostenta y de los honores que le son anejos, así como con la incapacidad para obtener durante el tiempo de la condena cualquier empleo o cargo con funciones jurisdiccionales o de gobierno dentro del Poder Judicial, o con funciones jurisdiccionales fuera del mismo.

En el momento de recibir la sentencia, la Comisión Permanente podrá hacer efectiva la expulsión de la carrera judicial y convocar la plaza, a la que podrá concurrir cualquier juez del territorio nacional y que será adjudicada por razón de antigüedad.
Cuando transcurran los 11 años de inhabilitación, Baltasar Garzón, que tendrá entonces 67 años, podrá volver a solicitar al Consejo su readmisión en la carrera judicial, a la que volverá con la antigüedad que ha reunido hasta este momento sin que le sea computado en el escalafón el tiempo durante el cual ha permanecido inhabilitado.

Aunque esta condena supone la pérdida definitiva del cargo que ostenta, Garzón podrá ejercer la abogacía o continuar participando en foros internacionales. Durante este tiempo, ha colaborado con el Tribunal Penal Internacional con sede en La Haya, con la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Comité contra la Tortura del Consejo de Europa.
Su futuro, quien sabe, también se ha apuntado que podría pasar incluso por la política, donde ya estuvo de la mano de Felipe González.

Garzón tiene otros dos procesos abiertos en su contra en el Tribunal Supremo.

La condena por las escuchas de 'Gürtel' será ejecutada con independencia de las decisiones que adopten los magistrados en el juicio por la investigación por los crímenes del franquismo, que ayer quedó visto para sentencia.

Aún tiene pendiente la causa en la que se investigan los cobros de la Universidad de Nueva York, que está pendiente de que se dicte o no el auto de apertura de juicio oral tras recibirse los informes de calificación provisional de las partes.

Por otra parte, el juez Pablo Ruz, que ocupa provisionalmente el Juzgado Central de Instrucción número 5, permanecerá por el momento en su puesto hasta que la plaza salga a concurso en el Boletín Oficial del Estado (BOE). La plaza quedará vacante en el momento que se ejecute la expulsión de la carrera del titular de la misma, que sigue siendo Garzón.

La Comisión Permanente del Consejo acordó por unanimidad designar a Ruz como sustituto de Garzón en junio de 2010, un mes después de suspender provisionalmente a éste último de sus funciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario