viernes, 18 de marzo de 2011

La Junta de Castilla-La Mancha expropia en favor de una empresa de la familia de De la Vega

  SI ES QUE EN ESTE PAÍS "  LA CASTA"   ES COMO ES...¡Y NO CAMBIARÁ JAMÁS!

José Luis Cervero y Rosalina Moreno. Madrid

La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha ordenado la expropiación de derechos en varias fincas en la provincia de Toledo para que una empresa propiedad de familiares de la ex vicepresidenta primera del Gobierno y actual consejera de Estado, María Teresa Fernández de la Vega, pueda instalar torretas de electricidad eólica. A los propietarios de estas tierras les ofrecen entre 750 y 800 euros en concepto de indemnización por el establecimiento de la servidumbre.

Esta decisión le ha sido notificada a los interesados mediante una citación cursada por la Delegación Provincial de Ordenación del Territorio y Vivienda, firmada por la secretaria provincial, María Teresa Esteban Perona.

Según ha podido conocer LA GACETA, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha acordó la creación de esta llamada línea de evacuación mediante una resolución de 30 de agosto pasado, que aprobaba el proyecto presentado por la Dirección General de Industria, Energía y Minas. Perjudicados por este trazado informaron a este periódico de que alguno de los afectados están tratando de llegar a un acuerdo con Energías Renovables F. de la Vega para que suban un poco la cantidad a pagar.

Los perjudicados están citados para que comparezcan el próximo 12 de abril en el Ayuntamiento de Corral de Almaguer (Toledo), “sin perjuicio de trasladarse a la finca para proceder a la ocupación, y si procede a la ocupación definitiva”. La Junta de Castilla- La Mancha concedió la explotación eólica de estas tierras a la empresa Energías Renovables F. de la Vega, domiciliada en Pozuelo de Alarcón (Madrid). Esta mercantil estaba formada por el ahora fallecido José María Fernández de la Vega Sedano y sus hijos María Felipa y Virgilio, tío y primos, respectivamente, de la consejera de Estado.

José María Fernández de la Vega fue presidente del vertical Sindicato Nacional de Ganadería y procurador en Cortes. De profesión abogado, falleció el pasado 29 de enero. Sería un poco antes de su muerte, el 4 de ese mismo mes, cuando su yerno Antonio Marín Almodóvar, esposo de su hija María Felipa, se hizo cargo de la presidencia de la compañía.

El nombre de la empresa y su domicilio social también cambiaron. Ahora se llama Eólica de Lillo y tiene su domicilio en un caserón deshabitado situado en el número 8 de la plaza de España de este pueblo toledano. En el consejo de administración de Energías Renovables F. de la Vega se sentaban Virgilio Fernández de la Vega, hijo de José María, y Ricardo Reig Insa, ambos primos de la ex vicepresidenta.

Fabuloso negocio

Según el Registro Mercantil, la propia ex vicepresidenta ha sido accionista desde el año 2000 de Hidroeléctricas Vega, con domicilio en el paseo de la Castellana 175, de Madrid. En el mismo consejo estaban su hermano Jesús, su madre, su tío José María y otros parientes próximos. En este mismo domicilio social tienen también sus oficinas Saltos de Gredos y Saltos del Tiétar. En la primera de ellas, figura que han sido accionistas María Teresa y su hermano Jesús, su tío José María, su prima María Felipa y el marido de esta, Antonio Marín Almódovar. Este último es propietario de la compañía Técnica y Naturaleza.

En Saltos del Tiétar repiten como accionistas y administradores las mismas personas que están presentes en Saltos de Gredos, figurando además, Wenceslao Fernández de la Vega Lombán, padre de María Teresa. En una anotación del Registro Mercantil figura que Hidroeléctricas Vega “ha disparado su beneficio más del 30% en el último ejercicio. Y ha obtenido unos ingresos de casi 3,4 MM de euros, un 20% más. La compañía ha recibido en los últimos años pagos del Ministerio de Industria por 2,7 MM de euros y subvenciones por 453.000 euros, de acuerdo al Plan de Infraestructura eléctrica rural (PIER) de la Junta de Castilla y León”.

Otro punto de fricción entre los vecinos del pueblo y los Fernández de la Vega radica en el cerro de San Antón, en el que se encuentra la ermita del mismo nombre. Si bien esta es propiedad de la parroquia se ubica en la cima del cerro, propiedad de esta familia. Según denuncian los vecinos, “la familia Fernández de la Vega cavó hace cinco meses una zanja de cerramiento en las lindes del cerro que permite el acceso a la ermita de San Antón”. “Se quejaban de que los fieles les espantaban los conejos y perdices”, dicen las mismas fuentes. Los habitantes de Lillo han formado una plataforma vecinal para recoger firmas en contra del cerramiento e incluso el párroco, Tomás Lara Salido, ha pedido al Arzobispado de Toledo su intermediación en el asunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario